Más desarrollo propio de software, por favor

por Fernando el 25/11/2013

Estos últimos días una de mis empresas favoritas, Fiftythree, presentaba su último proyecto “Pencil” para su aclamada aplicación “Paper”. Y mientras miraba el vídeo de presentación sentía una mezcla de envidia, admiración e impotencia.


Pencil / Think With Your Hands from FiftyThree on Vimeo.

¡Qué difícil es encontrar en este país empresas que realicen producto propio de software! La inmensa mayoría ofrecen sus servicios de consultoría y desarrollo a terceros. Esto, que por un lado es algo estupendo, ha generado una saturación tremenda de compañías que ofrecen básicamente lo mismo y que generan una competencia general basada en dar el precio más bajo.

Si hubiera más empresas y startups que hicieran producto propio de software el valor, la riqueza, recaería en su tecnología, en el diseño y el propósito de su software. De su producto de software. En otras palabras, en el talento humano que se hubiera logrado atraer para construir, evolucionar y mejorar aquello que producen. Ahora sí que sería un drama que alguien con experiencia y conocimiento del sistema se fuera. O que la calidad de la arquitectura sobre la que se implementa resultara deficiente (o, en algunos casos, especialmente deficiente). Ya no sería tan fácil, y barato, sustituir a un miembro del equipo.

No hay una burbuja general en las empresas que desarrollan aplicaciones de software – “apps”. Hay una burbuja concreta en aquellas empresas que desarrollan aplicaciones de software para terceros y que no ofrecen un valor diferencial más allá de un precio ridículamente ajustado. Y, por desgracia, esto último es lo que sucede en nuestro país; sólo hay que mirar los sueldos que se ofertan para contratación de desarrolladores (ingenieros, diseñadores, …) en cualquier portal de empleo.

A veces pienso si otros colegas tienen predilección por el desarrollo de un determinado tipo de software o “simplemente” les atrae el programar, desarrollar, por el hecho de hacerlo. Yo me encuentro, para mi desgracia, en el primer grupo; necesito buscar proyectos de un determinado tipo y que me llenen como profesional. En los que me entusiasme y los haga míos enriqueciendo y aportando durante todo el proceso.

Mucho más allá del acto de programar o diseñar una solución o servicio de software puntual deberíamos, como profesionales, buscar el crear productos de software.

Escribe un comentario: