Ordenando ideas para el 2015

por Fernando el 1/01/2015

Hace justamente un año escribí un pequeño artículo a título personal llamado “Back to myself“. Justo el 1 de enero del 2014. Se trataba de una reflexión personal sobre la dirección que quería tomar de cara al año que estaba a punto de comenzar.

Básicamente, quitando los matices (aunque sean muy importantes), todo se resumía en perseguir tres palabras objetivo: juegos, dinero e inglés.

Juegos porque quería volver a disfrutar y empaparme de videojuegos.

Dinero porque después de tres años muy duros por la “jungla” había perdido muchísimos recursos además de hallarme sin trabajo en esos momentos.

Y finalmene inglés. Tenía que mejorarlo significativamente como para poder sentirme mínimamente cómodo comunicándome en un posible entorno laboral. Estaba valorando seriamente el extranjero como destino laboral.

Mirando hacia atrás, el fijarme esos tres objetivos a principio del año me ha ayudado mucho. Creo que escoger unos objetivos genéricos, pocos, es fundamental para saber hacia donde quiere ir uno, donde quiere enfocar sus energías o, lo más importante de todo, qué tiene que valorar a la hora de ir tomando decisiones a lo largo del año.

Para perseguir el objetivo “juego” requería, en primer lugar, volver a ser aficionado a los mismos: he jugado todo lo que he podido en el iPhone y en el iPad, mis dispositivos principales de entrenimiento, me he interesado por los juegos de mesa y he adquido y comprado algunos con los que he jugado en familia. He asistido a Retro Madrid y Retro Barcelona y he vuelto a comprar alguna publicación del sector. Estoy contento. He luchado por no apagar esa llama que desde pequeño ha guiado gran parte de mis pasos y a día de hoy puedo decir que la he vuelto a encender. Y la clave ha sido volver a disfrutar jugando.

Para ir a por el objetivo “dinero”, el objetivo más crítico porque realmente necesitábamos volver a tener ingresos, lo primero que hice fue no alargar más la búsqueda y aceptar una propuesta que me llegó en enero para empezar a trabajar en una startup. A priori todo fue súper atractivo pues se trataba de una startup que estaba creando una aplicación de wellbeing con importantes componentes de gamificación y cuidado aspecto gráfico. Desafortunadamente la startup se disolvió a los tres meses de entrar a trabajar en ella debido a falta de inversión y el 1 de junio estaba sin trabajo.

La primera decisión que tomé al alerjarme del objetivo “dinero”, y debido a que la experiencia de la startup – desarrollo de aplicaciones – no me acabó de “llenar”, fue darme unas semanas para reflexionar sobre la dirección a la que ir y terminar la versión Pro de “Easy Incomes and Expenses”. Con ella podría empezar a vender y reactivar, aunque fuera muy tímidamente, el objetivo “dinero”. Además, quería terminar esa aplicación personal.

Al mismo tiempo seguía dándole vueltas a cómo encontrar de nuevo mi camino laboral: me dividía entre seguir buscando esa startup viable trabajando en aplicaciones centradas en iOS con volver a los videojuegos de manera profesional. No encontraba esa empresa ni proyecto. Todo eran iniciativas muy precarias o bien empresas o startups de una o dos personas en donde no había cabida para más que sus propios creadores. Y me negaba a picar en el anzuelo de aceptar ofertas para impartir clases sin tener un proyecto laboral troncal. No encontraba esa empresa “ideal” con los requerimientos mentales que tenía de partida. Tuve que abrir la posibilidad de moverme a nivel de ciudad y valorar el entrar en una empresa más grande de lo que inicialmente estaba buscando: escribí a un buen excompañero que estaba trabajando en King.com preguntándole sobre la empresa, el ambiente laboral, etc. Y así comenzó un proceso muy largo de más de dos meses, seis entrevistas y pruebas técnicas que terminó, afortunadamente, con una oferta de trabajo que acepté. Y con ella el moverme desde Madrid a Barcelona con toda mi familia. Había conseguido reactivar el objetivo “dinero” y “juegos” desde una faceta profesional. Tuve que ceder a ciertos matices que buscaba pero… la vida es complicada y a veces hay que variar los planes iniciales. Lo importante es que los objetivos genéricos estaban en línea.

Y quedaba el último objetivo de todos, el de “inglés”. Éste siempre ha sido el más complicado para mi. No se me dan bien los idiomas y aunque tengo un nivel compentente en lectura – técnica – saltar a escribir, hablar y escuchar como para poder tener un diálogo o entender a alguien real pues era un reto muy grande. Tarde en tomar una decisión que tenía que haber hecho a primeros de año: apuntarme a un curso de inglés. Lo hice con uno on-line y reconozco que me he quedado en la mitad del mismo, llevando un mes aproximadamente sin seguir trabajándolo. Sin embargo al activar la opción de contratación en King todo se desató: el idioma laboral en esta empresa es el inglés y no me quedó más remedio, desde el mismo momento en que opté a la vacante, de ponerme las pilas: en los últimos seis meses de este año he hecho más inglés que en los últimos quince. Tuve que superar alguna de las entrevistas en inglés, trabajo con compañeros que solo hablan en inglés, las reuniones son en inglés si hay algún compañero que no habla castellano, tengo que escribir correos y leer documentación interna también en inglés y hace aproximadamente un mes viajé por primera vez a Londres durante tres días para realizar mi “induction” o entrenamiento en King. Ha sido un baño en inglés desde julio. Soy consciente de que aún tengo que trabajar mucho más éste objetivo y que cometí el error de no empezar duro desde enero.

¿Y para el próximo año? ¿para el 2015? ¿qué objetivos quiero perseguir?

Pues quiero seguir poniendo estos tres objetivos sobre la mesa. Quiero seguir persiguiéndolos. Aún necesitan mejorar y no quiero añadir más para poder tener algo realista a lo que optar:

Inglés
Juegos
Dinero

Sin embargo, sí quiero añadir estos dos modificadores:

Familia
Salud

Familia porque deseo el perseguir esos objetivos involucrando a mi familia. Y salud porque quiero buscar el hacer algún tipo de actividad que me saque de estar sentado todo el rato.

Por el camino se han quedado, por supuesto, multitud de malas noticias, decisiones y situaciones con otras que han sido, por supuesto, buenas o menos malas. Tengo la espina clavada del libro que quería haber intentando trabajar y que al final tuve que cancelar. Sobre todo por la gente que se interersó en el. Fue increíble ver que en menos de una semana había casi cien suscriptores. Ese proyecto lo cree porque quería seguir trabajando para tener ingresos ante la falta de una oferta laboral que me atrayera. Al comenzar todo el proceso de selección en King.com y tuve que tomar una decisión, la de cancelarlo.

Corolario (al menos para mi): La vida es una montaña Rusa, tienes que estar tomando decisiones contínuamente. Si tienes unos poquísimos objetivos generales el tomar dichas decisiones hace que todo sea un poquito más sencillo. O, al menos, que tengan sentido entre sí.

¡Feliz año 2015!

Escribe un comentario: